Por Paula Landrón 

El momento más preciado de una clase de yoga es cuando nos acostamos en nuestro mat a hacer nada. Shavasana es la relajación final donde la mayoría de los estudiantes, quieran admitirlo o no, nos hemos quedado dormidos (énfasis en el uso de la tercera persona plural nosotros).

Vivienne Miranda Rodríguez, propietaria del Centro La Paz en Rincón, cuenta a Puerto Rico Loves Yoga cómo este descanso la llevó a la aceptación y explica, además, los cambios fisiológicos que ocurren cuando nos sometemos al poder del Shavasana.

Al irse a la universidad, Vivianne abandonó su práctica de yoga. Luego de su segundo hijo regresó porque los embarazos le dejaron las caderas y el piso pélvico en desbalance. Luego de esa primera clase de yoga de regreso, en Shavasana, entendió que nunca sería la misma de antes y estaba satisfecha con el hecho de que su vida había cambiado para siempre.

“Estando en silencio contigo mismo surgen muchas cosas. Después de haberme movido, sudado y sentido la falta de fuerza dije yo no voy a pensar en la Vivianne de antes, voy a pensar en la nueva, en la mamá, la que ha parido”.

Para los que no se quedan dormidos en Shavasana, Vivianne opina que es la ashana más fuerte de la práctica porque requiere quietud física y mental. “Hay que llevarlo todo hacia adentro, cerrar los ojos y bregar contigo”, sostiene. 

Sobre los cambios fisiológicos que ocurren durante la yoga, Vivianne relata que “después de toda la agitación de la clase de yoga, tenemos una relajación final que nos despega de todo lo que es lo mundano, nos vamos hacia adentro observando los efectos de la práctica en nuestro cuerpo físico, respiratorio y mental. Tal vez entramos al salón muy bravos y observamos que por la difusión de serotonina, o adrenalina durante la clase, ya hemos cambiado el ánimo, a través del movimiento y la respiración”.

Es decir, si no nos quedamos dormidos en Shavasana, la relajación física que sentimos nos podría llevar a una gran paz interior, como le sucedió a Vivienne.

¿Estás listo para aguantar la tentación de una rica siesta de diez minutos en tu mat?

 

Contáctanos

Deájanos un mensaje y nos comunicaremos pronto. ¡Namaste!

Enviando

Tel. 787-506-6001 / info@prlovesyoga.com

©2018 Puerto Rico Loves Yoga. Todos los derechos reservados. Diseño por Edwebstudio.com

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account