En estos días libres son muchos los que aprovechan para vacacionar y con ellas, darse unos gustitos culinarios. Eso, a su vez, también puede causar problemas estomacales, como lo es la acidez.

Esta condición es un ardor que provoca intensos calores estomacales y el sentimiento terrible de que el estómago está literalmente en llamas. El ardor se da en la zona del estómago y la zona baja del pecho. A veces sube periódicamente por el esófago hasta la garganta y el cuello. Sus síntomas suelen ser similares a los de un ataque cardíaco pero es importante que sepas diferenciarlo.

A través de la fuerza de gravedad, el esfínter esofágico inferior, es la válvula muscular que se encarga de mantener los ácidos estomacales en el estómago. Esta se encuentra en la unión entre el estómago y el esófago. Cuando funciona normalmente, la válvula se abre para dejar pasar los alimentos al estómago o para eructar, pero cuando hay irregularidades en ella y la válvula no logra cerrarse de forma adecuada. El flujo de ácido del estómago se filtra hacia el esófago, provocando el ardor. La acidez estomacal es bastante común y el que la padece suele recuperarse rápido; sin embargo, en casos crónicos puede estar indicando un riesgo y una enfermedad mayor.

Algunos factores que pueden provocar la acidez son comer demasiado, especialmente antes de dormir, demasiada presión sobre el estómago y el estrés. Comer en exceso colma las capacidades del estómago aumentando el riesgo de dejar una abertura en el esfínter esofágico inferior. Algunos alimentos determinados promueven la apertura de la válvula como el ajo, los cítricos, el chocolate, el café, el alcohol, la menta, entre otros.

Alimentos altos en grasas y aceites, frituras, carnes y algunos tipos de vegetales, al igual que algunos medicamentos, también generalmente conducen a la acidez estomacal. Por ello, te recomendamos consultar con un especialista para saber cuáles son específicamente los que pueden estar afectándote.

Personas con problemas de obesidad, mala alimentación y malos hábitos alimenticios (comer en exceso) son mucho más propensas a sufrir estos ardores con mayor facilidad. Otros factores a tener en cuenta son el estrés y el tabaquismo.

El estrés aumenta las producciones de los ácidos estomacales y las posibilidades de que este se filtre hacia arriba. Además, el hábito de fumar estimula el ácido estomacal y relaja es esfínter esofágico inferior, siendo muy nocivo en la acidez estomacal.

«Cuando los síntomas persiten por más de 3 meses debe ser evaluado por un médico. También existe lo que conocemos como síntomas de alarma. Por ejemplo, náuseas o vómitos recurrentes, dificultad al tragar, defecación negra o con sangre y pérdida de apetito. Con la presencia de cualquiera de estos síntomas, la persona debe ser evaluado lo antes posible por un gastroenterólogo. Esto son síntomas que pueden significar una condición distinta a reflujo.» Explicó el gastroenterólogo, Dr. Allan Santiago.


0 Comentarios

Contesta

Tel. 787-969-6585info@prlovesyoga.com

©2019 Puerto Rico Loves Yoga. Todos los Derechos Reservados.

Términos y Condiciones  I  Política de Privacidad

Por: Social Wave

 

Contáctanos

Déjanos un mensaje y nos comunicaremos pronto. ¡Namaste!

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Crear Cuenta