Diferencias entre una clase de yoga y una sesión de yoga terapia

¿Yoga terapia? Pero… 
¿No toda la yoga es terapéutica?

Sí, la práctica de yoga es fundamentalmente terapéutica.

Al gozar de movimiento corporal consciente, respiración guiada y pensamientos dirigidos a lo positivo para generar un espacio de conección espiritual, definitivamente hay beneficios de salud. Aunque hay muchos estilos y técnicas; esencialmente todas las prácticas de yoga tienen un propósito terapéutico para el cuerpo, mente, emociones y espíritu.

Por más de 20 años, he estado interesada en la yoga como herramienta curativa y terapia complementaria; “yoga como medicina”. Cuando digo que soy Yoga Terapeuta, muchas personas me miran con curiosidad y algunos maestros de yoga viran la cabeza hacia el lado y fruncen el entrecejo con un signo de pregunta en la cara.

Es importante mencionar que la palabra terapia es una palabra caliente hoy día, y se utiliza libremente en modalidades tales como: “chocoterapia” o “retail therapy”. Incluso, ir a tomar unas cervezas con los panas se considera un acto “terapéutico”. Al igual que tumbarte a tomar sol o ver la temporada nueva en Netflix de una sentada. Por contraste, hoy día Yoga Terapia es una profesión que está basada en ciencia moderna.

Hay diferencias significativas entre una clase de yoga y una sesión de Yoga Terapia, como las hay entre un maestrx de yoga y un yoga terapeuta.

Un estudiante llega a una clase de yoga a recibir técnicas para rejuvenecer el cuerpo o refrescar su energía, soltar un poco de estrés, aliviar algún dolor o molestia, encontrar balance emocional o re-conectarse con la naturaleza de su alma. Generalmente, el estudiante llega buscando sentirse mejor.

Un cliente llega a una sesión de yoga terapia a recibir alivio de algún síntoma o condición de salud. Por ejemplo, puede llegar para manejar una condición crónica, mejorar la función(alidad) de su cuerpo o complementar su tratamiento. Muy frecuentemente, es referido por su médico o profesional de la salud.

Los amplios beneficios del yoga han generado un gran interés en diversas poblaciones. Poblaciones que antes no se hubiesen acercado pensando que había que tener habilidades especiales o cierto tipo de cuerpo para practicar. Hemos visto crecer el interés por clases como; yoga suave, yoga restaurativa y yoga gentil. Particularmente en personas con padecimientos comunes como bursitis, escoliosis y el más común de todos: estrés.

¡Pero los chamaquitos no se quedan atrás!

También existen clases para personas mayores, en sillas, clases para personas con retos de movilidad; estas son clases terapéuticas. Los maestros de yoga responsables se educan sobre las contraindicaciones y la instrucción apropiada para toda población y ayudan a generar beneficios extraordinarios en sus estudiantes.
Cuando se trata de condiciones más serias, clases especializadas como: yoga para pacientes de cáncer, Alzheimer’s o esclerosis multiple. Aquí es donde entra la yoga terapia, donde es necesario tener otro tipo de destrezas y entrenamiento.

Hace más de 40 años contamos con profesionales de la salud, estudiosos del yoga y científicos trabajando en instituciones médicas y educativas importantes desarrollando protocolos, llevando a cabo estudios de investigación y aplicando la ciencia del yoga para ayudar a individuos con padecimientos específicos a tomar un rol activo en el manejo de su salud. Esta labor ha sido instrumental en comprobar los beneficios de la yoga y la yoga terapia como tratamiento complementario efectivo. Indudablemente, gracias a ellos se ha impulsado el diálogo con la comunidad médica

Es un momento muy emocionante en la evolución de la conciencia y en la difusión de esta práctica que transforma el mundo una persona a la vez. Nos urge a todos entender el alcance de la práctica y observar cómo queremos practicar y enseñar yoga. Algunas personas llegan a la práctica del yoga como una modalidad de movimiento o deporte, como lo sería el baile o tomar una clase de “fitness”. Las fusiones de movimiento son divertidas. Para mí, Power Vinyasa fue amor a primera vista y todavía me encanta. Me ha refugiado y sanado en los momentos turbulentos de mi vida, me apasiona compartirla y es terapéutica para ciertas condiciones. Por otro lado, he compartido experiencias con personas que han experimentado un proceso profundo de sanación física y emocional con las prácticas más serenas. con el proceso terapéutico que ocurre en la expansión de la respiración, la mente y el cuerpo.

En mi práctica y estudio he tenido la dicha de ver personas con años de insomnio crónico comenzar a dormir regularmente sin medicamento, pacientes de cáncer manejar los efectos de su tratamiento y encontrar alivio para el dolor, personas con artirtis severa recobrar su movilidad y estabilidad. La efectividad de esta práctica; en la conquista de la depresioón, adicciones y trauma, entre tantas otras es innegable. Ser testigo y facilitadora de ese proceso es mi camino y lo que me apasiona en la vida, este es mi Dharma.

La Asociación Internacional de Yoga Terapeutas lleva muchos años conectando las comunidades de la medicina y la del yoga, estableciendo parámetros y credenciales para organizar la profesión de la Yoga Terapia. Esta entidad ha asumido una responsabilidad muy grande, con el fin de que se reconozca la Yoga Terapia como una rama de la salud complementaria, que se valide en las instituciones médicas y se implementen más programas en hospitales y centros de tratamiento. La oportunidad de ser reconocidos por las cubiertas médicas y recibir más fondos para investigación, es una nueva etapa en el mundo del yoga. Sigamos educándonos para seguir sirviendo con responsabilidad y seguridad.

“Si, comunmente los estudiantes reportan grandes beneficios terapéuticos de sus clases de yoga, no importa a que tipo de clase asisten. Esto ocurre por el inherente potencial terapéutico del yoga pero no debe oscurecer el discernimiento entre una clase de yoga y una sesión de yoga terapéutica. Quizás las diferencias pueden parecer sutiles, pero es importante para el estudiante de yoga y para el cliente de yoga terapia, estar claro sobre sus intensiones al acudir a profesionales del yoga – ya sean maestros o terapeutas- estar claros sobre la intensión y orientación de su trabajo, ser honestos sobre su nivel de entrenamiento, entendimiento, destrezas y experiencia. Aunque ambas profesiones son muy valiosas, ya sea maestro de yoga o yoga terapeuta, son diferentes. Es importante que nosotros como comunidad de practicantes y maestros de yoga estemos claros sobre estas diferencias.”
– Gary Kraftsow para The Journal of Yoga Therapy (2014)

Si quieres más información sobre los parámetros de esta práctica visita www.iayt.com Sobre programas de yoga terapia y educación continua en Puerto Rico puedes visitar https://samadhiyogapr.wixsite.com/yogaterapia2017

Lizelle Arzuaga es Yoga Terapeutra profesional certificada C-IAYT bajo la acreditación de la Asociación Internacional de Yoga Terapia. Practicante y estudiante hace 25 años, Fundadora y Directora de Samadhi Yoga & Ayurveda Institute. Entrenadora de maestros hace 15 años, RYT E-500 Yoga Alliance, Consultora en Ayurveda y miembro de NAMA National Ayurvedic Medical Association.

Contáctanos

Deájanos un mensaje y nos comunicaremos pronto. ¡Namaste!

Enviando

Error: el token de acceso no es válido o ha caducado. El feed no se actualizará.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Hay un problema con el token de acceso de Instagram que estás usando. Por favor, obten un nuevo token de acceso en la página de ajustes del plugin.
Si continúas teniendo problemas con tu token de acceso, consulta este FAQ para más información.

Tel. 787-506-6001 / info@prlovesyoga.com

©2018 Puerto Rico Loves Yoga. Todos los derechos reservados. Diseño por Edwebstudio.com

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account