Por Dr. Allan Santiago

Los seres humanos le tenemos miedo a lo desconocido. Cuando éramos niños le teníamos miedo a la oscuridad porque si no,  no veíamos qué estaba pasando. Todavía de adultos tenemos muchos miedos que no entendemos.  Todos los días en mi práctica como médico me encuentro con pacientes con este problema y busco como balancear la educación y el empoderamiento para quitar la ansiedad y el miedo.

Lo mismo he visto en la práctica del Yoga. Hay mucha miedo y desconocimiento.

Cuando hablo con mis pacientes y les recomiendo que practiquen Yoga lo primero que me dicen es que eso es para personas jóvenes y flexibles. Lo segundo que me dicen es que las posturas son muy fuertes y complicadas y tienen miedo a lastimarse. Lo tercero; que no saben a dónde ir o tienen miedo de llegar a una clase porque nunca han hecho ejercicio y están en sobrepeso.

De nuevo, miedo a lo desconocido. La práctica de Yoga en Occidente hasta se ha visto como algo que hacen las personas más educadas y de ingreso económico alto. En otros sitios lo ven como una moda de hippies o hipsters. Nada más lejos de la verdad: el yoga es una práctica milenaria que ayuda a mantener y mejorar la salud de millones de personas en todo el mundo.

La Yoga llegó al occidente en el siglo pasado y fue vista por la medicina tradicional como algo no científicamente comprobable en sus beneficios. Es en la última parte del siglo 20, y lo que va del siglo 21, que la ciencia ha podido validar los beneficios del Yoga. De hecho ha sido recomendado como parte de la Medicina Integrativa, según el National Center for Complementary and Integrative Health. 

En Estados Unidos muchas universidades (Ej: Harvard)  y hospitales de prestigio en la nación están incluyendo la práctica de yoga y otras modalidades como tai chi, mindfulness, entre otros, como parte de sus investigaciones,  entrenamientos y para mantener o mejorar la salud.

Tan reciente como en diciembre de 2017 la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts abrió un departamento de Mindfulness. Esta técnica es meditación, que es parte de prácticas de Mind-BODY como yoga, tai chi y gi cong. Es en los últimos años que estas prácticas han tomado más conocimiento por la comunidad médica y no médica, pero todavía falta mucho.

Lo primero que debe hacer una persona es educarse acerca del yoga u otro tipo de práctica que le interese. Hoy en día hay recursos como conferencias, videos, clases introductorias al yoga que están al alcance de nuestros teléfonos, y también están las presenciales. Como en cualquier profesión o deporte uno siempre debe de empezar como principiante.

El Yoga se basa en tener compasión primero con nosotros y nuestro cuerpo. No es una competencia. Los beneficios siempre están en la práctica individual de cada uno aunque no pueda hacer las posturas.  De hecho, lo más importante es la respiración consciente y sus beneficios durante el ejercicio.

Hay prácticas de yoga que se conoce como yoga terapéutica o restaurativa dirigida a condiciones especificas. La práctica de yoga se puede ajustar a las necesidades y condiciones de cada persona. Hay estudios médicos de los beneficios de yoga en múltiples condiciones médicas.  Recientemente Nayda Fernández, cofundadora de Puerto Rico Loves Yoga, ofreció una conferencia de los beneficios de yoga en la condición de hipertensión pulmonar.

Esta condición se caracteriza por afectar los pulmones y causar dificultad en la respiración. Estudios médicos han demostrado que haciendo ciertas posturas de Yoga mejoramos la calidad de vida de estos pacientes. Se recomienda siempre antes de practicar yoga consultar con su médico. También es recomendable informar a su maestro de yoga si padece de alguna condición.

Recordemos que la práctica de Yoga es para mejorar y mantener la salud. El desconocimiento y el miedo causan ansiedad y todo esto se manifiesta en estrés.  Ya sabemos todos los efectos del estrés en nuestro cuerpo y mente.  En la práctica de Yoga tenemos una herramienta 24/7 que nos ayuda a mejorar nuestra salud física y mental.


DR. ALLAN SANTIAGO
Gastroenterólogo / Cofundador PRLY

El Dr. Allan Santiago es gastroenterólogo con más de 30 años de práctica en la medicina privada, pública y académica. Por los pasados 28 años ha estado ofreciendo sus servicios médicos y de enseñanza a los residentes de Medicina Interna en el Hospital Municipal de San Juan, Puerto Rico. Defensor de los estilos de vida saludables y de la medicina integrativa, practica el yoga y lo recomienda a sus pacientes por los beneficios significativos que tiene para la salud integral. Es fiel creyente que la medicina integrativa optimiza los tratamientos convencionales de la medicina occidental y previene enfermedades.

Contáctanos

Deájanos un mensaje y nos comunicaremos pronto. ¡Namaste!

Enviando

Tel. 787-506-6001 / info@prlovesyoga.com

©2018 Puerto Rico Loves Yoga. Todos los derechos reservados. Diseño por Edwebstudio.com

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account