Son numerosos los estudios que encuentran una relación entre la práctica de yoga y la disminución del estrés, además de la reducción en los síntomas de trastornos mentales como el trastorno de ansiedad generalizada y el trastorno obsesivo compulsivo.

Si bien otros tipos de ejercicio también pueden hacer retroceder la ansiedad, la disciplina del yoga tiene una ventaja sobre muchos deportes: que no tiene ningún elemento competitivo, y por eso te da una oportunidad para relajarte y dejar las preocupaciones atrás.

Este beneficio del yoga se debe a que la práctica cambia la respuesta del cuerpo ante situaciones de estrés. El sistema nervioso autónomo, que controla las funciones involuntarias de los órganos, tiene un rol clave en la respuesta del estrés a través del sistema nervioso simpático y del parasimpático, que controlan tipos diferentes de reacciones del cuerpo, según un artículo de The Conversation.

El sistema nervioso simpático se activa en situaciones de estrés, incrementando la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca y desencadenando la liberación de hormonas relacionadas con el estrés, como el cortisol. El sistema nervioso parasimpático disminuye todos estos síntomas para que el cuerpo pueda descansar y digerir la comida, por ejemplo.

La acción del yoga sobre la respiración disminuye la respuesta del sistema nervioso simpático, incrementando la acción del parasimpático, el sistema del estado de calma. Aunque todavía no se entiende exactamente cómo, algunas prácticas de yoga parecen estimular directamente el nervio vago, intensificando el rendimiento del sistema nervioso parasimpático.

El yoga involucra la atención completa sobre el estado del cuerpo en todo momento: las prácticas que incluyen mindfulness (concentración en el momento presente) han demostrado ser efectivas para las personas con ansiedad, que parecen tener menos desarrollada la capacidad de estar en el aquí y ahora por estar preocupándose por el pasado o por el futuro.

Tal es el caso de la mente en el trastorno por estrés postraumático, que, si bien no es un trastorno de ansiedad, sí tiene como síntoma sentimientos de ansiedad que no remiten al presente. Este trastorno afecta hasta al 6 % de la población mundial, según The Conversation, y se caracteriza por episodios repetidos en los que las personas reviven de forma realista situaciones traumáticas que están en el pasado. Afecta sobre todo a sobrevivientes de la guerra o de desastres naturales y víctimas de violencia, como, por ejemplo, los veteranos militares.

Este trastorno mental está asociado con la actividad de la amígdala, una estructura cerebral que conecta la memoria de determinadas experiencias con las emociones; esto es, los episodios del trastorno por estrés postraumático están asociados a una sobreexcitación de la amígdala, que produce los síntomas mencionados.

Reduciendo el estrés e incrementando la actividad parasimpática, la respuesta de relajación, el yoga podría entonces reducir directamente la acción de la amígdala. Por eso el yoga se recomienda para ayudar a las personas con este trastorno, especialmente los veteranos de guerra.

Así, se ha sugerido también que el yoga puede aliviar otras enfermedades mentales como el trastorno obsesivo compulsivo o la esquizofrenia, pero, aunque en lo anecdótico ha obtenido resultados muy favorables, la evidencia científica todavía es limitada.

Fuente: vix.com

0 Comentarios

Contesta

Contáctanos

Déjanos un mensaje y nos comunicaremos pronto. ¡Namaste!

Enviando

Tel. 787-969-6585 / info@prlovesyoga.com

©2019 Puerto Rico Loves Yoga. Todos los Derechos Reservados.

Términos y Condiciones  I  Política de Privacidad

Por: Social Wave Agency

 

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account